Soltar

Actualizado: 11 ago 2020

Cuando soltamos y dejamos ir, surgen hermosos momentos de paz y tranquilidad.


Es interesante cuando estos momentos de tranquilidad, los encontramos al dejar de luchar contra las situaciones más obscuras.

No me refiero a que dejamos de luchar y que hemos decidido hundirnos en las profundidades del dolor. Más bien, algo de nosotros se cansó de luchar contra la realidad.


Esta realidad muchas veces puede aparentar ser horrible o avasalladora. Cuando dejamos de luchar, le damos oportunidad a las cosas de manifestarse. Al soltar nuestros prejuicios de "como deberían de ser las cosas" surge mucho espacio y vislumbramos muchas más opciones.


Recuerdo que algo así me sucedió en la carrera cuando estaba saliendo con una chica.


Ya llevábamos un tiempo saliendo y yo quería algo más formal. Ella no quería dar ese paso y no me dejaba claro, el "por qué".


Yo sospechaba de la reciente ruptura con su ex novio, y que tal vez deseaba regresar con él. Cuando se lo comentaba, ella me daba largas y raras explicaciones.


El típico no eres tú, soy yo, bla, bla, bla..


Un día ya desesperado por su falta de claridad, decidí confrontarla.


Estaba muy molesto y confundido, después de una larga discusión, para acorralarla, le dije. ¿Quieres estar con él o conmigo? ¡Ya decídete!


Ella se me quedó viendo con ojitos confundidos, no sabía qué decirme.


Por unos instantes, algo en mí se detuvo a observarme. Ahí estaba yo, bien encabronado, la pobre acorralada contra la pared sin saber qué hacer. Una voz en mi cabeza, me dijo. "Vaya, cuanto la quieres. ¿Así es como quieres estar con ella?, ¿Lleno de miedo e inseguro?"


Ver la escena desde fuera y los cuestionamientos en mi cabeza me detuvieron en seco.


Me congelé por unos segundos, después caí de rodillas y estallé en carcajadas, toda la escena era surreal. ¿Como podía aferrarme a alguien que no estaba segura de querer estar conmigo?


Ella solo me veía atónita. ¿Estas bien? Me preguntaba.


Una vez que pude calmarme y levantarme del piso, le dije.


¿Sabes algo? Mejor tómate tu tiempo, algún día será evidente lo que quieres. Discúlpame.


En ese momento decidí relajarme, yo estaba presionando mucho para que ella estuviera conmigo. Si ella no quiere algo más, un día me voy a dar cuenta.


Todavía salimos un mes más aproximadamente. Se abrió otra puerta para estar con una chica maravillosa y dejé que la puerta de la chica confundida se cerrara.


Era evidente, ella solo quería salir conmigo, punto.


En el momento en que me rendí a la verdad, pude soltar la pesada carga.


¡Escogeme a mí! I want to be the ONLY ONE...Era lo que me decía mi inseguridad.


Pude disfrutar ese último mes de salir con ella, pero al mismo tiempo sabía que no podría quedarme ahí por mucho tiempo.


Claro que me dolió cerrar esa puerta, pero fue un dolor agridulce. Me sentía triste, pero estaba satisfecho conmigo mismo, tomé la decisión correcta para mí.


En verdad espero que la realidad que estamos viviendo, nos permita soltar nuestras pesadas cargas mentales para saltar a un espacio de libertad.


¡Les mando un abrazo!

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo